';

Lectores biométricos de acceso

Cada vez son más los dispositivos y aplicaciones que emplean la biometría como herramienta de seguridad. Los lectores biométricos son una de esas utilidades que simplifican el proceso de identificación

Cada vez son más los dispositivos y aplicaciones que emplean la biometría como herramienta de seguridad. Los lectores biométricos son una de esas utilidades que simplifican el proceso de identificación de las personas y que garantizan la protección de datos.

Todas las personas tienen rasgos únicos de identificación y la biometría se basa en ellos para usarlos a modo de contraseña. En el caso de la huella dactilar, el proceso de identificación conlleva un estudio minucioso de cada elemento de la huella dactilar para conseguir un resultado 100% seguro.

Los lectores biométricos de huella dactilar de Almas Industries B+Safe combinan la mejor tecnología de reconocimiento y la mayor rapidez de lectura por parte del lector. En cuestión de segundos, quien pone su huella sobre el lector recibe el permiso necesario para acceder a la sala o al centro de trabajo. Es la tecnología con la que convierte al usuario en su propia contraseña, para evitar casos como robos, suplantaciones, pérdidas u olvidos.

Además, el sistema va acompañado de un software de control con el que se pueden gestionar los registros del personal (respetando siempre la Ley Orgánica de Protección de Datos), aprobar o denegar accesos a determinadas salas, controlar cuántas personas se encuentran dentro, etc.

¿Dónde se puede aplicar la biometría de accesos?

Hay muchos usos y aplicaciones de los lectores de acceso biométricos, el uso más genérico suele ser para controlar quién entra y quién sale en determinadas zonas, especialmente en empresas, centros logísticos, salas de archivo… B+Safe además de este tipo de usos dispone también de una solución óptima para colegios y escuelas infantiles.

En el caso de comedores escolares consiste en un proceso de identificación y control para facilitar las tareas del personal. Los jóvenes se identifican a la entrada y salida del comedor y a través de los registros se puede comprobar cuántos alumnos están en la sala, quiénes son alérgicos y a qué, e incluso generar permisos y denegaciones de acceso a determinadas zonas (por ejemplo a las cocinas).

En Escuelas Infantiles las soluciones biométricas también se dirigen a la seguridad de los escolares y su identificación. Cuando la persona autorizada llega a la escuela y accede a través de su huella, en el interior del aula el profesor/a recibirá un aviso de la llegada del autorizado y preparará al menor para su salida del centro, con la garantía de que la persona que le recoge tiene los permisos pertinentes para ello.

Las tecnologías y usos de la biometría están en continuo crecimiento, por ello, B+Safe asegura un servicio integral con cobertura nacional que se adapta a todas las necesidades de las empresas.

 

Más información:  contacto@b-safe.es | 900 902 510