';

Puerto Banús incorpora un desfibrilador

Los miles de turistas que visitan el Puerto Deportivo José Banús todos los años, cuenta a partir de ahora con un desfibrilador DOC (Desfibrilador Operacional Conectado) para actuar ante una

Los miles de turistas que visitan el Puerto Deportivo José Banús todos los años, cuenta a partir de ahora con un desfibrilador DOC (Desfibrilador Operacional Conectado) para actuar ante una posible parada cardíaca.

El desfibrilador DOC, situado al final del muelle de Benabola, ofrece al usuario un sistema de tele-asistencia 24 horas incorporado en el propio equipo. Esta tecnología, patentada por Almas Industries B+Safe, hace que el usuario conecte automáticamente con un especialista en emergencias al coger el desfibrilador, que le tranquiliza y asesora, activa el protocolo 112 con llamada preferente y proporciona a los servicios de emergencia las coordenadas exactas de localización del desfibrilador y de la víctima.

Puerto Banús es uno de los puertos deportivos más conocidos de Málaga, debido a la gran actividad turística de la zona y el comercio de lujo que le caracteriza. Con el sistema de cardioprotección integral de B+Safe refuerzan la atención sanitaria en el puerto y contribuyen a la prevención ante la muerte súbita, una de las principales causas de fallecimiento en España.

Los equipos están diseñados para atender la parada cardíaca extrahospitalaria lo antes posible, disminuyendo tiempos de atención a la víctima y proporcionando la máxima ayuda posible al reanimador. Ademas, la tecnología DOC incorpora también en el desfibrilador un sistema de telecontrol conectado, que envía alertas de uso y chequea que todo funcione correctamente las 24 horas.

“Los valores añadidos y diferenciales del DOC han sido claves en la decisión de los responsables de Puerto Banús al elegir la mejor solución para proteger la salud de los miles de usuarios que reciben cada año y de sus trabajadores”, explica Nuño AzconaDirector General de B+Safe.

Cada año se producen en España más de 30.000 paradas cardíacas anuales, cifras que pueden reducirse con la implantación de desfibriladores de uso público y con la difusión de conocimientos de reanimación cardiopulmonar en la población.